El ministro subrayó que “la Navidad, con su mensaje de esperanza, alegría y felicidad, siempre acompañará a todos para levantar el espíritu y crear una vida de paz y armonía en la diversidad de Indonesia”.

Popularmente llamado Gus Yaqut, el nuevo ministro quiso recordar “a todos aquellos que están atravesando dificultades por la pandemia de Covid-19, en todo el mundo” y agregó: “Jesús es Emmanuel, que significa Dios-con-nosotros. Esto significa que incluso en los momentos difíciles, la presencia de Dios, que siempre está con nosotros, nos guía y ayuda”.

Luego, comentó: “Nuestro objetivo es crear un mundo mejor, pacífico, justo y armonioso y un mundo libre de violencia, opresión y guerra. Queremos trabajar para que los seres humanos vivan en hermandad, se amen y hagan las buenas obras juntas en aras de la felicidad humana. Estos son los ideales esenciales que deben estar presentes en la celebración del nacimiento de Jesucristo”, añadió.

Como Indonesia es una nación pluralista, compuesta por diversas etnias, religiones, idiomas y culturas, Gus Yaqut dijo que “no hay otra forma de abordar la diversidad que construyendo juntos el respeto y la estima mutuos. La diversidad de la nación debe abordarse con gratitud, como una riqueza y como un regalo de Dios mismo”, invitando a todos los indonesios a vivir con este enfoque el pluralismo cultural y religioso de la nación. Dirigiéndose a los cristianos, los instó a “participar activamente en la sociedad” ayudan a crear “una atmósfera de paz y armonía mientras continúan apoyando al gobierno para el desarrollo de Indonesia”.

El ministro de Asuntos Religiosos realizó su primera visita a la comunidad cristiana al participar en una celebración navideña de la Iglesia Cristiana Emmanuel, en la ciudad de Semarang, provincia de Java Central, el jueves 24 de diciembre. En esa ocasión, el ministro comentó que quería ser “ministro de asuntos religiosos de todas las religiones, no solo de una fe”. Yaqut envió un mensaje a todas las comunidades religiosas de Indonesia, invitándolas a “hacer de la religión una fuente de inspiración, una fuente de paz y difundir el amor mutuo”.

El debut del ministro fue apreciado por los fieles indonesios: “Vi y escuché el mensaje del ministro de Asuntos Religiosos. Su discurso está lleno de mensajes evangélicos”; dijo Yunus Eko Saputro, profesor de religión en Semarang, a Fides.

El gobierno nacional ha desplegado miles de agentes de seguridad en todas las iglesias del país para Navidad y el despliegue continuará hasta Año Nuevo. En algunos lugares, los voluntarios cristianos y musulmanes también se unen a las fuerzas de seguridad para proteger las iglesias. La Navidad se celebró de forma pacífica y no hubo atentados terroristas contra iglesias, como sucedió en algunos episodios del pasado.