CNN informa que el grupo radical llamado Estado Islámico de Irak y Siria (ISIS en inglés) se ha hecho con el control de punto estratégicos de entrada a Aleppo.

Un nuevo estudio de las ciudades sirias realizado por CNN, sugiere que muchas de las ciudades del norte de Siria están controladas por grupos islamistas radicales.

Según CNN un grupo de militantes islamistas, liderado por ISIS, intentan imponer una ideología islámica estricta en los sirios de toda la región.

Se comenta que ISIS tiene pleno control de un número de ciudades del norte, incluido Keftin, Tal Rifat, Azaz, Ad Dana, Dar Ta Izzah, Binnish, Taqqa, Ma’arrat, Misrin, Jarablus and Al-Bab, mientras que su presencia es muy notable en otras ciudades.

Las minorías de estas regiones, incluido los cristianos, viven muy consternados a causa de estos avances.

Recientemente, este grupo ha sido responsable de la que se considera la masacre más grande y más seria de cristianos desde el comienzo de la guerra civil de Siria.

El arzobispo Selwanos Boutros Alnemeh, de la zona metropolitana de Homs y Hama, conversaba con Fides sobre Sadas, un ciudad de mayoría cristiana que fue invadida por militantes islamistas el 21 de octubre antes de ser retomada por el ejército sirio el 31 de octubre. En esta ciudad 45 cristianos fueron asesinadas y enterrados en una fosa común.

"Lo que ha sucedido en Sadas es la masacre más grande y más seria de cristianos de Siria en estos dos años y medio", dijo el arzobispo. "Es la masacre más grande de cristianos sirios y la segunda del Medio Oriente después de la masacre de La Iglesia de Nuestra Señora de Salvación en Irak en 2010. Hemos clamado al mundo que nos ayuden, pero nadie nos ha escuchado. ¿Dónde está la conciencia cristiana? ¿Dónde está la conciencia humana? ¿Dónde están nuestros hermanos?

Mientras, en Raqqah, nos informan de que se han quemado Biblias y otros libros cristianos en frente de la Iglesia Griega Católica de Nuestra Señora de la Anunciación y que arrancaron una cruz del techo dela Iglesia Armenia que fue quemada posteriormente.

También se acusa a ISIS de los ataques, inclusive los del 25 de septiembre, cuando las iglesias armenias y católicas romanas de Raqqah, fueron profanadas.

Rami Abdul Rahman, del Observatorio Sirio de Derechos Humanos, dijo: "ISIS es el grupo más fuerte del norte de Siria, 100%, y quien diga lo contrario, miente".

Todo esto fomenta una sensación aún mayor de inseguridad para los cristianos sirios, quienes viven con miedo debido a la continua violencia y a que se les haya posicionado en esta guerra como una herramienta de propaganda de Bashar al-Assad. Han repetido en contantes veces que no quieren tomar partido en esta guerra.

El mundo ha levantado su voz ante estos actos violentos en Maaloula, y va aumentando la apreciación en el mundo occidental de que las fuerzas rebeldes están saturadas de militantes islamistas radicales.

Los ataques contra los cristianos y sus Iglesias, ha evocado la simpatía del oeste cristiano además de aumentar las sospechas de aquellos que se oponen al régimen de sirio.

Mientras, los líderes de la Iglesia de Siria se mantienen en su oposición a la intervención militar de otros países, continúan creyendo en una solución a través del diálogo.

Durante una entrevista con Fides, el obispo Elias Sleiman, director de la Eparquía Maronita de Latakia, situada al noroeste de Siria, dijo que "un dialogo entre el régimen y los elementos moderados de la oposición es esencial, aunque el desafío está el fanatismo religioso, ya que los rebeldes moderados y los islamistas han empezado a luchar entre ellos".

Jean Kawak, un obispo de Damasco, le dijo al medio de noticias alemán Deutsche Welle, que los cristianos se sienten amenazados particularmente por los grupos islamistas radicales, y que los musulmanes moderados también están siendo amenazados.

El Obispo dijo que la reconciliación era "posible", pero que "no se puede exigir antes de negociar. Se tiene que dar un diálogo real sin condiciones previas."