Según fuentes policiales, un grupo de moteros armados atacó la localidad de Tegina, Níger, disparando indiscriminadamente. La policía local informa que los criminales acabaron con la vida de un residente e hirieron a otro antes de secuestrar a los niños de la escuela islámica Salihu Tanko.

«Estamos en contacto con los secuestradores para encontrar una manera segura de liberar a los niños. Estamos viendo la manera de llegar a un acuerdo», declaró Ahmed Mohammed Ketso, gobernador adjunto. Añadió que «estamos en contacto con los padres. Les rogamos paciencia; el Gobierno está centrando todos sus esfuerzos en asegurar la liberación de los niños de manera segura». Además confirmó que 136 niños han sido secuestrados.

Al parecer, el presidente nigeriano Muhammadu Buhari ha dado órdenes a las fuerzas de seguridad y a las agencias de inteligencia del país para redoblar esfuerzos en la liberación.

Además, Buhari ha condenado el secuestro, calificándolo de desafortunado según declaraciones de su portavoz, Garba Sehu, e instando a las fuerzas involucradas a asegurar la inmediata liberación de los niños.

Los secuestradores han liberado hasta ahora 11 de los estudiantes, ya que eran «demasiado pequeños y no podían caminar [muy lejos]», según declaraciones oficiales previas. El gobernador adjunto de Níger ha asegurado que el gobierno no paga rescates, añadiendo que las agencias de seguridad eran «cautas en la lidia con grupos criminales para evitar daños colaterales

Familiares de los niños secuestrados apelan al gobierno a intervenir en su liberación: «Mi petición al gobierno es que trate de proteger primeramente a nuestra gente y a nuestros niños principalmente», declara a AFP Sa'idu Umar, cuyo hijo está entre los secuestrados. Añade: «Esperamos que intenten con más ahínco traer a nuestros niños de vuelta.»

Recientemente las madres y sus allegados se agolpaban a las puertas de la escuela, llorando y esperando el regreso de sus hijos.

Las bandas armadas están aterrorizando a los residentes en zonas del noroeste de Nigeria, despojando pueblos, robando ganado y tomando rehenes.

Desde diciembre, más de 700 niños y estudiantes han sido secuestrados por bandas armadas que exigen rescate.