Bombas, misiles, amenazas. Los niños de Siria sienten la necesidad urgente de orar porque saben que su supervivencia depende de ello. El Señor es fiel contestando sus oraciones de una forma asombrosa.

Hasta los niños de 4 años ayunan

Hanna es la jefa de estudios de un colegio de Damasco. A través de la enseñanza de la palabra del Señor y de la motivación a orar continuamente, ayuda a los niños a lidiar con el conflicto.

Hanna es una mujer de oración. Cada día se levanta a las 4:00 de la mañana, junto a su marido Ouseph oran durante dos horas antes de comenzar su día de trabajo.

Ella y el resto del personal del colegio motivan a los niños a memorizar el Salmo 91: "El que habita al abrigo del Altísimo morará bajo la sombra del Omnipotente. Diré yo a Jehová: Esperanza mía, y castillo mío; Mi Dios, en quien confiaré. Él te librará del lazo del cazador, de la peste destructora. Con sus plumas te cubrirá, y debajo de sus alas estarás seguro; Escudo y adarga es su verdad. No temerás el terror nocturno, ni saeta que vuele de día, ni pestilencia que ande en oscuridad, ni mortandad que en medio del día destruya. Caerán a tu lado mil, Y diez mil a tu diestra; mas a ti no llegará. Ciertamente con tus ojos mirarás y verás la recompensa de los impíos. Porque has puesto a Jehová, que es mi esperanza, al Altísimo por tu habitación, no te sobrevendrá mal, ni plaga tocará tu morada. Pues a sus ángeles mandará acerca de ti, que te guarden en todos tus caminos. En las manos te llevarán, para que tu pie no tropiece en piedra. Sobre el león y el áspid pisarás; Hollarás al cachorro del león y al dragón por cuanto en mí ha puesto su amor, yo también lo libraré; Le pondré en alto, por cuanto ha conocido mi nombre. Me invocará, y yo le responderé; Con él estaré yo en la angustia; lo libraré y le glorificaré. Lo saciaré de larga vida, y le mostraré mi salvación."

El simple hecho de ir al colegio supone arriesgar la vida, pensamiento que llevó a Ana tomar la decisión de motivar al personal y a los niños a que oraran y ayunaran. "Hasta los niños de 4 años oraron", nos cuenta Ana "pero además, se lo transmitieron a sus padres para que participaran con ellos".

Como resulta de esto han visto muchos ejemplos de la protección de Dios sobre los niños, sobre las familias, los colegios y sobre sus hogares. Un día, por ejemplo, cuando los niños estaban en casa, hubo una explosión enorme. Había habido una explosión semejante anteriormente que se cobró la vida de 500 personas. "Si vieras como quedó la zona, no creerías que alguien pudiera sobrevivir esa explosión", nos cuenta, "pero no nadie murió, nadie. Los niños le contaban emocionados a sus padres que era porque habían estado orando y tenía el poder del Salmo 91, que ellos habían hecho descender ese poder del cielo con sus oraciones hasta esa zona."

Los alumnos de Ana se entusiasmarían de saber que hay muchos niños orando por ellos, por su protección.

Muchos niños usan la página web Puertas Abiertas para orar por los niños de la iglesia perseguida.