El cristianismo va en contra de las tradiciones tribales, según dijo el mes pasado el líder nacionalista hindú Kamalesh Malviya a los residentes del pueblo de Amba, en el distrito de Jhabua al oeste del estado. "No hay espacio para la conversión religiosa y las oraciones de sanidad entre los indígenas, y los que se han convertido al cristianismo deben oponerse", se cita en el portal de noticias católicas UCANews.

La campaña para purgar la actividad cristiana de las zonas tribales es una estrategia de "divide y vencerás" por parte de los nacionalistas hindúes que creen que todos los indios deberían ser hindúes y que se sienten amenazados en su hegemonía, dijo un líder cristiano local a UCAN. Alrededor del 4% de la población del distrito de Jhabua es cristiana, frente a la media nacional del 2,3%.

"No vamos a renunciar a nuestra religión según los caprichos y antojos de los grupos hindúes nacionalistas", dijo Jeevan Ganawa, un cristiano tribal de segunda generación.

Señaló cómo los nacionalistas hindúes presentan el hinduismo como la religión tribal original. "Los pueblos tribales nunca fueron hindúes", dijo. "No tenemos nada que ver con el hinduismo. Los grupos hindúes se han infiltrado en los pueblos tribales, pero los han marcado como seguidores de la religión hindú."

La población tribal suele ser animista, adora a la naturaleza y tiene sus propias creencias tradicionales, a menudo sincretizadas con una o varias de las religiones dominantes en la India.

Indígenas crédulos

Azad Prem Singh, líder local del grupo nacionalista Vishwa Hindu Parishad, dijo que los misioneros cristianos habían convertido durante décadas a "indígenas crédulos al cristianismo y construido iglesias específicamente en tierras tribales protegidas."

Tras una marcha de protesta con sus simpatizantes por la ciudad de Jhabua, Singh entregó un memorándum al más alto funcionario del distrito, en el que exigía "el cierre inmediato de todas las iglesias construidas ilegalmente y emprender medidas contra todos los sacerdotes y pastores implicados en el proceso".

"Según las disposiciones especiales de la Constitución india, las tradiciones, culturas, lenguas y otras prácticas de los pueblos indígenas deben ser protegidas y nadie de fuera puede cambiarlas", dijo Singh a los medios de comunicación.

Repitió la exigencia, planteada el año pasado por los grupos hindúes de derechas al gobierno federal, de prohibir a los cristianos tribales recibir beneficios especiales destinados a los pueblos indígenas.

Los líderes cristianos dijeron a la UCAN que las acusaciones eran desconcertantes. "El grupo hindú ha construido templos e instalado sus deidades en las aldeas tribales. Esto también va en contra de las tradiciones y creencias tribales. También deberían ser eliminados, y los cristianos no deberían ser el único objetivo", dijo un líder que deseaba permanecer en el anonimato.

Madhya Pradesh está gobernado por el partido nacionalista hindú Bharatiya Janata (BJP) y en diciembre los legisladores del estado aprobaron una ley que penaliza las "conversiones ilegales". La nueva ley surgió tras los rumores de que hombres musulmanes habían atraído a niñas hindúes a matrimonios, para convertirlas por la fuerza. El BJP también dirige el gobierno nacional sobre la plataforma del Hindutva, que asocia estrechamente la identidad india con el hinduismo.