Alabado sea Dios! después de exactamente un mes en prisión, Hian y Phung fueron liberados el 14 de junio. Los dos fueron arrestados en Vietnam y deportados a Laos el 14 de mayo por distribuir himnarios en zonas tribales. Todos los himnarios fueron confiscados por la policía vietnamita, excepto uno que fue enviado a las autoridades del sur de Laos para continuar la inspección.

Hian y Phung estuvieron en diferentes celdas durante un mes. En su primera noche detenidos, un policía les compró comida y vio a Hian que iba a orar por la comida. El policía le dijo: “No deberías agradecerle a Dios. Deberías agradecerme a mí”. A esto, Hian dijo que si el policía no le permitía dar gracais por su comida, él no podría comerla. Entonces el policía tomó la comida de Hian y se la dio a otra persona.

Phung también sufrió en la cárcel ya que estaba en luto por su esposa que falleció un mes antes que él fuese arrestado. Sin embargo, a pesar de estas pruebas, compañeros de Puertas Abiertas nosh an comunicarom que Hian y Phung se mantenían fuertes en su fe.

A través de nuestros socios, Puertas Abiertas ayudó a las familias de Hian y Phung dando a cada uno de ellos 1,000,000 LAK (110€). Puertas Abiertas tambien ayudó pagando la cuota de la prisión: comida, agua y electricidad, que ascendió a un valor de 2,500,000 LAK (270€) antes de su liberación.