La pasada noche, Puertas Abiertas recibió una llamada de uno de nuestros colaboradores locales en el país, pidiendo oración e informando sobre la situación de los cristianos en Bangladés de cara a esta nueva amenaza.

“Hoy (martes) ha llovido mucho. Si la situación empeora tendremos que irnos a los refugios. Estamos en alerta y observando la situación” nos cuenta Mohadeb Das, profesor de alfabetización en el área y colaborador de Puertas Abiertas.

Los cristianos de Bangladés y la población en general ya sufrían los efectos y las restricciones del Covid-19. La mayoría se encuentran confinados en casa para evitar que el virus se propague.

“Ayer se fue la electricidad en nuestra área, así que encendimos unas velas y nos pusimos a orar”, nos cuenta otro cristiano de la zona.

El país que ha contabilizado más de 1.200 casos de Covid-19 en las últimas 24 horas podría enfrentarse a la evacuación de más de 2.2 millones de personas a los centros de protección contra un ciclón que podría ser el más fuerte que se registrasee en dos decadas. La dificultad de mover un número tan gran de personas junto a las precauciones necesarias para impedir la expansión del virus pone a los ciudadanos de Bangladés en una situación extrema.