En 2015, Libia fue prácticamente olvidada por el mundo y casi no apareció en las noticias internacionales. Sin embargo, entró por en la lista de los Top 10 de la Clasificación de la Persecución Religiosa. Este es el tipo de información que no puede ser dejar de ser dado, en especial para los cristianos. Libia es un Estado sin leyes, dividido en tres regiones y con filiales del autodenominado Estado Islámico, que está ganando territorios rápidamente.

El año pasado, el país abrió sus puertas para recibir personas de otros países, y junto con ello, se intensificó su intolerancia en relación a otras religiones, imponiendo el Islam a todos, haciendo esto con violencia, principalmente con la minoría cristiana. La pequeña iglesia de ex-musulmanes convertidos sobrevive a duras penas, siendo constantemente vigilada, interrogada e invadida. Los inmigrantes cristianos, en particular de Sudán y Eritrea, también son blancos de persecución en el país. Decenas de ellos fueron asesinados en escenas de decapitación filmadas y distribuidas vía internet.

El escenario libio no es bueno para el cristianismo, además del extremismo islámico, hay mucha corrupción, problemas políticos y crimen organizado. Todos estos problemas están asociados a la ley sharia. El país aún está recuperándose de la guerra y de la revolución popular. Puertas Abiertas actúa en Libia por medio de distribución de Biblias, entrenamiento para líderes y discipulado, además de apoyo jurídico y mucha oración. Sea parte de esta obra y ore por esta nación.

Pedidos de oración:

Ore por los cristianos libaneses, para que sean fortalecidos a través de la Palabra de Dios.
Pida al Señor que guarde sus vidas en caso de ataques y para que tengan estrategias para reunirse.
Ore por la situación del país y para que sus gobernantes sean tocados por el Espíritu Santo, a fin de que sean más flexibles.