Por el momento, el proyecto de ley está en suspenso y la oposición está considerando la posibilidad de presentar una moción de censura contra el BJP.

En el estado de Madhya Pradesh, en el centro de India, se espera las enmiendas a la propuesta de la "ley anti-conversión", en la cual se alarga la pena de prisión y se elevan las multas a aquellas personas declaradas culpables de forzar a alguien a cambiar de religión.

Las elecciones estatales se van a celebrar antes de que este gobierno finalice su mandato en octubre, según afirman algunos observadores, la propuesta es un intento por parte del Bharatiya Janata Party (BJP) para apaciguar a los fundamentalistas hindúes.

La minoría cristiana espera la decisión del gobernador del estado, Ramnaresh Yadav, quien debe firmar el proyecto de ley antes de que pueda convertirse en ley.

Las enmiendas fue uno de los temas a considerar por la asamblea local, durante las dos semanas en las que se reunieron, del 8 al 19 de julio.

Sin embargo, fuentes locales afirmaron a World Watch Monitor que el trámite se paralizó el 11 de julio cuando la oposición preparaba una moción de censura contra el actual gobierno del BJP.

El gobernador decidió posponer su resolución a las enmiendas y ha pedido una nueva reunión de la asamblea local.

La ley de Libertad Religiosa de Madhya Pradesh, aprobada en 1968, prohíbe la conversión forzada, pero los críticos dicen que ésta ha sido objeto de abuso por aquellos que quieren impedir que los ciudadanos cambien de religión.

El Dr. John Dayal, miembro del Consejo Nacional de Integración del Gobierno de India y Secretario General del Consejo Cristiano de India, explica que en lugar de promover la libertad de religión, leyes como la aprobada en 1968 en Madhya Pradesh, son de hecho "una violación a la libertad de religión, garantizada por la Constitución", afirma el Dr. Dayal.

"Es un intento deliberado de captar la atención de la sociedad y de este modo mantener sometidos a los dalits y otros grupos marginados. Nos oponemos firmemente a este tipo de leyes", continúa diciendo el Dr. Dayal.

Como castigo, la ley de 1968 contempla multas de hasta 5.000 rupias (62 euros) y penas de prisión de hasta un año. En caso de verse implicada en la conversión un niño, mujer o miembro de una casta, la pena de prisión y multa puede duplicarse.

La reforma de ley propuesta, recomienda una pena máxima de tres años de prisión y multa de 50.000 rupias (620 euros), o cuatro años y 100.000 rupias (1.240 euros) en el caso de involucrar a un niño, mujer o miembro de una casta.

La enmienda también introduce la obligación, tanto por parte tanto el predicador como del posible converso, de obtener permiso del estado por lo menos 30 días antes de la conversión.

Para la aplicación de esta ley, se necesitaría presentar cargos ante el juez del distrito, quien podrá pedir a la policía que realice una investigación.

Aquellos que no obtengan autorización previa, tanto convertido como predicador, podrían enfrentarse a un año de prisión y una multa de 1.000 rupias (12 euros).

Protestas

Los líderes cristianos de Bhopal, capital del estado, se reunieron con el ministro Shivraj Singh Chouhan antes de la celebración del congreso del 8 de julio solicitando su rechazo al proyecto de ley, al mismo tiempo que cientos de cristianos asistían a diferentes protestas por todo el estado.

"No vamos a descansar, vamos a luchar", declaró Indira Iyengar, uno de los organizadores de la protesta y Presidente de las organizaciones sin ánimo de lucro: Mahashakti Seva Kendera, Jan Shikshan Sansthan Jhabua y Alirajpur Madhya Pradesh.

"Para nosotros, este proyecto de ley es muy importante. La comunidad más humilde en Madhya Pradesh se enfrentará a una situación como la de Gujarat (estado al oeste de India, donde la ley es particularmente dura) si se hace esta modificación", continuó diciendo Indira Iyengar,

Iyengar informó que las protestas y peticiones de firma en contra de la enmienda, se celebraron en todos los distritos de Madhya Pradesh. También asistieron a las concentraciones grupos no religiosos, como el centrista Bahujan Samaj Party (el Partido de Mayoría Popular).

"Nunca la comunidad cristiana ha estado tan unida como en este momento", concluyó Indira Iyengar.

Trasfondo

En 2006, se intentó llevar a cabo una enmienda similar a la "ley anti-conversión" pero en aquel momento, el ex gobernador Balram Jakhar se negó dos veces a aprobarla.

También sucedió lo mismo con el caso de una propuesta de enmienda de ley sobre este mismo respecto, en un estado al norte del país, Himachal Pradesh, el cual fue anulado el año pasado después de las protestas lideradas por la "Confraternidad Evangélica de India" y "Actúa Ahora para la Armonía y la Democracia".

Los cristianos constituyen una pequeña parte de la población de Madhya Pradesh (según el censo realizado en 2001, se cifró alrededor de 170.000 personas, o el 0,3% de los habitantes) y sólo un 2,3% de la población total de India (censo de 2011).

En este país tan extenso y diverso, los cristianos suelen vivir en libertad. Sin embargo, según Puertas Abiertas Internacional, India se encuentra en la lista de los 50 países en los que la vida para los cristianos es más difícil.

Ocupa el número 31, en la Lista Mundial de la Persecución confeccionada por Puertas Abiertas en 2013, en gran parte debido al nacionalismo hindú, o Hindutva, que ve a India como un estado puramente hindú.