Tras dos años de cautiverio, los informes confirman que Leah Sharibu habría sido obligada a convertirse al islam y a casarse con uno de los comandantes del grupo terrorista que la secuestró y la mantiene retenida. Debido a este matrimonio la joven habría quedado embarazada de un niño, el cual podría haber nacido recientemente.

Ante estas noticias el representante público de la familia de Leah Sharibu comentó lo siguiente:

“Hemos oído los informes que indican que Leah es madre de un niño. Nosotros simplemente queremos pruebas de que ella sigue viva. Lo más importante para nosotros es que ella esté bien y con vida. Pedimos una vez más su liberación, independientemente de su condición y de si está embarazada o ha dado a luz a un niño”.

La noticia se conocía tras la liberación de uno de los trabajadores de una ONG, que el Estado Islámico del África Oriental (una facción del Boko Haram) había secuestrado. Según esta persona “Leah Sharibu estaba viva y en buenas condiciones”.

Esclava de por vida

Leah Sharibu antes de ser secuestrada

En febrero de 2018, Leah Sharibu que en aquel momento tenía 14 años, fue secuestrada junto a otras 110 niñas que asistían a la escuela en Dapchi, en el estado de Yobe, Nigeria. A pesar de que la mayoría de las otras estudiantes fueron liberadas, Leah permaneció retenida debido a su resistencia a renunciar a su fe cristiana.

Desde su desaparición, su familia ha rogado al gobierno nigeriano que haga todo lo posible para que Leah sea liberada. En un audio lanzado por el Boko Haram en agosto del 2018, Leah hizo una petición para que el presidente Muhammadu Buhari interviniera en su caso y pesar del que presidente en su momento prometió que haría todo lo posible para que Leah fuera liberada, la realidad es que no ha habido resultados tangibles.

En octubre de 2018, tras la ejecución de otro trabajador de una ONG, el grupo mandó un comunicado en el que se refería a Leah y Alice Ngaddah (otra chica retenida) como sus “esclavas”. Según el grupo podrían hacer con ellas lo que quisieran.