Cómo ejemplo de ello, sin previo aviso, el gobierno local ha prohibido toda actividad religiosa en seis iglesias al este y oeste de Mataram, amenazando con cerrarlas definitivamente si no cumplen con los términos exigidos.

Todo comenzó un domingo, cuando una de las iglesias celebraba su reunión habitual. Alguien llamó a la policía quejándose de que una gran concentración de personas estaba causando revuelo, a pesar de que fue una reunión como cualquier otra.

En última instancia el gobierno local decidió cerrar esa iglesia. La clausura de las otras cinco iglesias se debió a problemas con los permisos, razón comúnmente utilizada por las autoridades en el país para cerrar congregaciones.

Algunos estudiantes cristianos en Mataram están alzando la voz en protesta por el cese de actividad en las iglesias:

«El hecho de que el gobierno local impida a las iglesias [reunirse y] adorar está dañando el vínculo que siempre ha existido entre las diferentes comunidades religiosas en Mataram», explica Ridwan Mangathur, presidente del Movimiento de Jóvenes Cristianos en Indonesia.

Prandy Fanggi, presidente de la Iglesia GMKI en Mataram, se ha pronunciado en desacuerdo a las acciones unilaterales del gobierno local, que cerró la iglesia sin un proceso de deliberación transparente:

«De repente llegaron, nos cerraron la iglesia e incluso nos amenazaron para que no continuemos con las actividades», asevera.

Los estudiantes cristianos locales planean presentarse en el ayuntamiento para pedirle al alcalde de Mataram que aclare lo sucedido hasta que pueda llegarse a una resolución del problema.


¿Qué hace Puertas Abiertas para ayudar?

Los líderes cristianos locales están barajando la posibilidad de establecer una institución de ayuda legal en Mataram. Mientras tanto, Puertas Abiertas les proporciona información sobre cómo lidiar con situaciones como esta.

Agus*, uno de nuestros colaboradores locales nos dice:

«La clausura de iglesias es indebida, porque de acuerdo con la ley vigente el gobierno local debe proporcionar a la congregación con otro edificio donde reunirse si el actual no reúne las condiciones para permanecer abierto

«Además, las acciones de las autoridades al no proporcionar una carta formal de cese no se sostienen de acuerdo con el procedimiento debido. Por este motivo las iglesias están en su derecho de continuar con las reuniones, si bien sólo una de ellas lo hace, y esto online

Agus anima a las iglesias a permanecer firmes y a no temer el continuar con las reuniones dominicales. También aconseja a los creyentes locales que graben cualquier amenaza contra la iglesia como prueba de la intolerancia que sufren.