Vietnam tiene una política bien enfocada en el comunismo, aunque tenga algunas características capitalistas. No es un país acogedor para los cristianos, por el contrario, ocupa el lugar 20 en la Clasificación de Persecución Religiosa 2016. De acuerdo con informaciones de la Radio Free Asia, ahora el Partido Comunista de Vietnam (PCV) excluyó al primer ministro Nguyen Tan Dung, como candidato de su comité central, lo que aparta al líder del sector reformista de los puestos de mayor poder en el país. Dung, responsable de promover las medidas de liberalización de la economía y por la aproximación del país con Estados Unidos, tenia la intención de ocupar la Secretaría General del partido, el puesto más influyente, que continuará en manos del actual titular, Nguyen Phu Trong, de línea más conservadora y pro-China.

"A pesar de que el primer ministro Dung, que aboga por un enfoque de política más liberal, fue ampliamente visto como el candidato más probable, quedó ahora en una posición más baja. Se espera que el gobierno ahora limite el enfoque económico, además de afectar a los derechos civiles, principalmente en el tema de la libertad de religión. la nueva dirección quiere fortalecer sus relaciones con China y fortalecer los más recientes lazos con Estados Unidos. Los cristianos no deben tener ninguna expectativa con respecto a las acciones del gobierno, hay indicios de que nada lo hará mejorar para ellos, por el contrario, parece que la situación será aún más difícil", comenta uno de los analistas de persecución.

La presión sobre los conversos a volver a su fe tradicional y participar en los rituales es alta, especialmente por la familia y la comunidad. Como la minoría cristiana está creciendo con fuerza, el gobierno intenta dar seguimiento a las reuniones de cristianos en iglesias para combatir su creciente influencia. "Yo sé que tarde o temprano voy a ir a la cárcel. Por eso estoy preparando a la iglesia. Hay que tener en mente que también puede acontecer con nosotros. Estoy pasando suficiente tiempo con mis ayudantes para prepararlos. Divido la iglesia en muchos pequeños grupos porque sé que si la policía cierra la iglesia, los grupos continuarán. Yo sé que no hay que buscar la persecución, pero tenemos que estar preparados para ello", concluye un líder cristiano frente a la persecución religiosa en Vietnam.