Esta encuesta llevada a cabo por un grupo de investigación holandés reveló que un 1.5% de la población total se identificaban como cristianos. Esto se traduce en unos 750.000 cristianos conversos viviendo en Irán, un país con una población adulta de 50 millones.

Añadiendo a los cristianos mayores de 19 años y los adultos analfabetos, el número total de cristianos se encuentra claramente "en el rango de los varios cientos de miles a incluso más de un millón", según el grupo de investigación GAMAAN.

La investigación también reveló la secularización masiva que está sufriendo la sociedad de Irán, un país regido por la teocracia islámica. Mientras el régimen afirma que más del 95% de iraníes son chiítas, solo el 32% de los encuestados se identifican con esta religión.

Puertas Abiertas ha estado utilizando la cifra de unos 800.00 cristianos. La iglesia iraní empezó a crecer rápidamente después de que el régimen comenzara a tomar medidas drásticas con las iglesias que usaban el idioma farsi en sus actividades. "Todas estas iglesias se convirtieron en iglesias clandestinas en forma de grupos pequeños e iglesias-hogar", según Wybo Nicolai, fundador de la Lista Mundial de la Persecución.

Según Wybo: "Las autoridades iraníes han perdido el control sobre el grupo. No hay nada que puedan hacer para detener el Evangelio".