Debido a la sociedad en la que viven, muchas mujeres no reciben la educación necesaria durante etapas como la niñez o la adolescencia. Esto conlleva al desconocimiento de muchos temas como la dignidad, su identidad o su cuerpo además de otros que se obvian completamente.

El proyecto “amada” capacita y enseña a mujeres que viven en miedo y desconocimiento:

“Muchas de nosotras viven en miedo de ser secuestradas. Mi prima fue secuestrada porque era cristiana y quisieron hacerle daño simplemente por ello. Ahora que sé que soy amada por Dios y sé que esto es independiente a lo que alguien pueda hacerme, tengo la certeza de que Jesús no me olvida al igual que no lo hace su iglesia” nos cuenta Farishteh, una chica cristiana de la zona.

A través de distintos medios como el arte, la consejería y la capacitación práctica, estas mujeres pueden entender los riesgos y las amenazas a las que se enfrentan, lo que les permite estar alertas y evitar muchas situaciones. Además, este proyecto ayuda a las mujeres a encontrar su identidad en Cristo lo que repercute directamente en su dignidad.

Este ministerio ha tenido que adaptar sus medios a un entorno online debido a la pandemia del Covid-19. Esto ha permitido no solo involucrar a las mujeres sino también a sus familias, lo que ha ayudado a que entiendan lecciones tan valiosas como la de que la influencia de un hombre sano y con valores significa que la familia esté más segura y mejor comunicada, lo que ayuda a evitar muchas situaciones peligrosas o a alertar de estas a las familias y las iglesias antes de que ocurran.