El pasado 28 de abril La Comisión Internacional de Estados Unidos en materia de Libertad Religiosa calificaba India como “Uno de los peores países en esta la lista de naciones que infringen el derecho a la libertad de culto”, además definía la violación de este derecho fundamental en el país asiático como “sistemática, continua y atroz”. Otros países incluidos en esta lista son Myanmar, China, Eritrea, Irán, Nigeria, Corea del Norte, Pakistán, Rusia, Arabia Saudí, Tayikistán, Turkmenistán y Vietnam.

Según esta comisión, aunque en muchos de los países analizados se haya experimentado una tendencia positiva en materia de libertad religiosa, desde el año 2009 India ha sufrido un descenso en picado. Según la investigación realizada la causa principal de esto es: “La institución de leyes aprobadas por la mayoría parlamentaria que mantiene el partido político BJP (que conforma el gobierno de India) y que vulneran los derechos de libertad religiosa a lo largo del país”.

Según el informe presentado la violencia hacia los cristianos ha aumentado. Al menos 328 incidentes violentos se han registrado, muchos de ellos bajo acusaciones de conversión forzosa. En estos ataques los objetivos son frecuentemente reuniones de cristianos y muchas veces desembocan en la clausura o destrucción de los edificios de culto.

En contraposición al caso de India, países como como la República Centroafricana, Sudán y Uzbekistán han mostrado ciertas mejoras en materia de libertad religiosa, lo que hecho que la comisión no los incluya en su lista de 2020. A pesar de esto, todos los países mencionados anteriormente, incluyendo República Centroafricana, Sudán y Uzbekistán se encuentran en la Lista Mundial de la Persecución 2020.

La Comisión Internacional de Estados Unidos en materia de Libertad Religiosa es una agencia independiente creada en 1998. Anualmente desarrolla una lista con los países que más vulneran estos derechos como recomendación para el presidente de los EE. UU, el cuál está obligado bajo la ley del país, a mejorar mediante la diplomacia (o sanciones económicas si esta no funciona) la situación de aquellas naciones que no observa estos derechos fundamentales.