Durante este mes de noviembre las iglesias alrededor del mundo se unen en oración por los 260 millones de cristianos a nivel mundial que están bajo presión por causa de su fe.

El Hermano Andrés, fundador de Puertas Abiertas, dijo una que "solo mediante la movilización de la iglesia para orar por aquellos que son perseguidos por su fe en Cristo, veremos un cambio significativo en la participación en su delicada situación".

De acuerdo con un análisis de Puertas Abiertas para la Lista Mundial de Vigilancia 2020, publicado en enero, uno de cada 8 cristianos en el mundo vive bajo una presión discriminatoria calificada como alta, muy alta o extrema. Esta presión adopta muchas formas, desde la "opresión" del gobierno con sus restricciones y el ostracismo social, hasta el "choque" de la violencia física y el abuso mental.

Este año, la presión que ya de por sí soportan los cristianos en gran parte del mundo, se ha intensificado producto de la pandemia del corona virus y sus consecuentes mandatos de aislamiento, así como también la pérdida de los puesto de trabajo.

Cabe destacar que el primer Día Internacional de Oración fue organizado en 1996, por la Alianza Evangélica Mundial. En España, este día tiene lugar el segundo y tercer domingo de noviembre de cada año, un período en el calendario de la iglesia dedicado a conmemorar a los mártires de la fe cristiana.