Gracias a una ley de este tipo en el estado de Uttar Pradesh se arrestaron el mes pasado a dos hombres musulmanes acusados de liderar una supuesta estafa de conversión religiosa, dijo Surendra Jain, secretario general conjunto de la organización hindú de derechas Vishva Hindu Parishad, en un comunicado de prensa.

«Ha quedado claro para todo el país lo profunda, extendida, repugnante, enfermiza y nacional que es la red de trampas de la conversión», dijo. «El gobierno central debería considerar la posibilidad de promulgar una ley para detener las conversiones ilegales».

En un mensaje de vídeo, Jain afirmó que «el 95 por ciento de los musulmanes y el 99 por ciento de los cristianos» de la India, son hijos de ancestros hindúes que fueron «forzados y atraídos a la conversión».

«Estas personas deben ser devueltas» a la fe hindú, dijo. El movimiento Ghar Wapsi pretende que cristianos y musulmanes «vuelvan a las raíces» del hinduismo. «Sus raíces», dijo, están «con la tierra de este país. Creo que nadie debería tener ningún problema con Ghar Wapsi».

Los argumentos nacionalistas hindúes a favor de la prohibición de las conversiones y el control de la natalidad suelen basarse en la afirmación de que los cristianos y los musulmanes están a punto de acabar con el hinduismo. La Akhil Bhartiya Akhara Parishad, o «hermandades hindúes», que agrupa a 13 grupos, ha vuelto a pedir recientemente el control de la población. El estado de Uttar Pradesh está preparando una legislación para impedir que las familias con más de dos hijos tengan acceso a las prestaciones sociales, según AsiaNews.

La desinformación «prospera sin control»

En una nación de 1.400 millones de personas, más de 1.000 millones son hindúes, según la World Christian Database. Suponiendo que la vida media de la India sea de 70 años, la tarea de convertir a 1.000 millones de hindúes antes de que mueran los más jóvenes de hoy requeriría convertir a más de 39.000 cada día hasta el año 2091.

En la actualidad, «la conversión religiosa es poco frecuente en la India», según un estudio reciente del Pew Research Center. «En la medida en que se produce, los hindúes ganan tantas personas como pierden».

Según el informe sobre el país elaborado por la unidad de investigación de Puertas Abiertas, la distribución religiosa de la India -73% de hindúes, 5% de cristianos y 15% de musulmanes- se ha mantenido relativamente estable a lo largo de los años.

Sin embargo, la desinformación sobre los cristianos y los musulmanes abunda en la India, y la violencia contra ellos ha aumentado en los últimos años, según un informe de la London School of Economics encargado por Puertas Abiertas.

La desinformación a nivel nacional y local de los distritos y pueblos «prospera sin control, perpetuando la idea de 'sentido común' de que los individuos y grupos de las minorías religiosas cometen actos ilícitos, y manteniendo la narrativa de 'defensa del hinduismo y/o de la nación india' por parte de los perpetradores violentos», dice el informe.

«Cuando se trata de imaginarios populares dirigidos a las minorías religiosas, por ejemplo, la supuesta complicidad o intención de los musulmanes de propagar el Covid-19 a los hindúes o que los cristianos están convirtiendo por la fuerza a los hindúes al cristianismo, está claro que los medios de comunicación dominantes desempeñan un papel clave en la legitimación y el fortalecimiento de tales imaginarios», dijo. «Estos imaginarios son luego 'asumidos' por los usuarios de las redes sociales tanto a través de cuentas individuales como de páginas o grupos en aplicaciones de mensajería como WhatsApp».