Dos pastores bangladesíes fueron puestos en libertad bajo fianza hoy, después de haber sido arrestados y casi asaltados por un grupo de unos 200 musulmanes, quienes se habían reunido para atacar un encuentro de cristianos en el norte de Bangladesh que los pastores estaban liderando.

Alrededor del mediodía del 9 de noviembre, en una localidad del distrito norteño de Lalmonirhat, los lugareños enfurecieron tras descubrir que los pastores estaban celebrando una reunión para instruir a musulmanes sobre la fe cristiana y celebrar un bautismo.

La policía intervino antes de que la multitud, que contaba unas 200 personas, pudiera causar daños y arrestó a las 45 personas que estaban asistiendo a la reunión. Todos fueron liberados antes de las 10h de la noche, a excepción de los dos pastores.

Los imanes del lugar presentaron cargos contra los dos pastores, acusándolos de perturbar las convicciones de los musulmanes y de incitarlos a la conversión.

La constitución de la nación secular del sur asiático garantiza libertad religiosa, pero los cristianos sufren con frecuencia discriminación y persecución, impulsada por grupos extremistas que exigen la institución de la ley islámica; el 98% de los bangladesíes son musulmanes.

Los nombres de los pastores no fueron revelados para protegerlos. Ambos fueron educados como musulmanes pero se convirtieron al cristianismo. Uno de ellos fue identificado como pastor invitado y del otro se sabe que lidera una iglesia de 30 personas, perteneciente a la denominación "Iglesia de Dios” ("Faith Bible Church of God” de EEUU). Ambos están casados, y uno de ellos tiene dos hijas jóvenes.

"La mayoría de los empleados de la policía y la administración de aquí [en Bangladesh] son musulmanes”, comentó un líder eclesiástico bangladesí, quien solicitó permanecer en el anonimato.

"Algunos son abiertos, pero muchos no lo son. Este es un país secular, pero en la realidad no se nota. Todo el mundo tiene derecho a predicar y practicar y elegir su propia religión. Tanto la policía como la administración lo saben, y sin embargo está pasando esto”, dijo a World Watch Monitor.

El tribunal denegó la primera petición de fianza presentada por el abogado del pastor, porque las autoridades locales supuestamente estaban siendo presionados por líderes islámicos para mantener a los hombres bajo custodia.

"Los fundamentalistas estaban furiosos”, dijo el líder eclesiástico a World Watch Monitor. "Así que pensaban que si concedían la fianza, sería un problema.”

En una vista celebrada ante el tribunal el 16 de noviembre, el abogado del pastor recurrió la decisión del juez de no fijar fianza. Su petición fue aceptada el 18 de noviembre. Los hombres están ahora a la espera del juicio para enfrentarse a los cargos presentados por los imanes.

En Bangladesh no hay ningún proyecto de ley anti-conversión, por lo cual el líder eclesiástico dijo tener esperanza de que se desestimen los cargos enseguida; "nuestro abogado dijo que este caso no será difícil dados los derechos constitucionales.”