En mayo de 2017 grupos afines al Estado Islámico invadieron y tomaron la ciudad filipina de Marawi. Teresito Suganob, secuestrado por los insurgentes durante este hecho, fue conocido nacional e internacionalmente cuando los extremistas islámicos publicaron un video en el que Suganob aparecía pidiéndole al presidente Rodrigo Duterte a que considerara las vidas de los 200 rehenes que los extremistas habían secuestrado durante el asedio.

Henry, un carpintero de Marawi fue retenido brevemente con Suganob. “Cuando se llevaron a Suganob oramos fervorosamente, tal y como él nos había animado a hacer”.

Gracias a Dios el líder religioso pudo escapar en septiembre de ese mismo año debido al fuego cruzado entre los rebeldes y el ejército.

En unas declaraciones tras el secuestro, Teresito Suganob definía sus 116 días en cautividad como una pesadilla, pero que fue su fe lo que le ayudó a seguir hacia adelante. “Si, al principio estaba enfadado con Dios por haberme puesto en esta situación, pero mi fe en Él no flaqueó. De hecho, se afianzó mucho más” tal y como el mismo comenta.

El líder religioso falleció el pasado 22 de julio en su domicilio a causa de paro cardíaco.

Ayuda de emergencia.

En los cinco meses de lucha entre los rebeldes y las fuerzas del gobierno, se contabilizó la pérdida de más de 1000 vidas y al menos 300.000 personas fueron desplazadas.

Desde la liberación de Marawi del Estado Islámico en octubre de 2017, la situación ha mejorado muy poco. En junio del año pasado, dos años después del comienzo de la rebelión, un documental de la BBC mostraba una gran parte de la ciudad aún en ruinas y miles de familias en situación de refugio y desplazamiento.

Puertas Abiertas ha podido proveer ayuda en forma de comida, agua y ropa a las personas que se encuentran en los centros de evacuación. Además, ha ayudado a los cristianos locales a reconstruir sus casas. Junto a 30 pastores y estudiantes de la ciudad se creó un plan de contingencia para ayudarles a enfrentarse a una crisis similar en el futuro. Además de todo esto cientos de personas de todos los trasfondos y fes han recibido ayuda postraumática.