Una comisión nacional de la infancia ha aconsejado al gobierno indio que revoque la exención de regulación que tienen las escuelas de minorías religiosas en virtud de la Constitución [AsiaNews].

La Constitución india prevé que las minorías religiosas puedan establecer y administrar sus propias escuelas «para garantizar la igualdad entre la mayoría y la minoría», según el Tribunal Supremo. 

Sin embargo, una encuesta realizada a nivel nacional por la Comisión Nacional de Protección de los Derechos del Niño ha revelado que casi el 75% de los alumnos de las escuelas cristianas no pertenecen a grupos minoritarios.  Sólo el 9% de los alumnos proceden de entornos social y económicamente desfavorecidos.

La comisión concluye que las escuelas se han registrado como instituciones minoritarias para eludir los requisitos educativos del gobierno, lo que supone una violación del derecho constitucional de los niños a la educación.

«Esta exención debe ser anulada por el número desproporcionado de creyentes y escuelas», declaró Priyank Kanoongo, presidente de la comisión, citado por AsiaNews.

Según el estudio, hay 197 escuelas cristianas en el estado de Uttar Pradesh, donde la población cristiana es inferior al 1%. Y mientras el 93% de la población minoritaria del estado de Bengala Occidental es musulmana y el 2,5% cristiana, hay 114 escuelas cristianas y dos islámicas.

El bien público

Las escuelas cristianas han sido acusadas de convertir a los niños por la fuerza y Babu Joseph, portavoz de la Conferencia Episcopal de la India, dijo que el informe parecía ser otra «narrativa propagandística».

«Si la población cristiana en todo el país es del 2,3%, es obvio que también será un número menor en las escuelas», declaró a AsiaNews.

El hecho de que algo menos del 9% de los alumnos de las escuelas cristianas procedan de entornos desfavorecidos «contrasta con las acusaciones populistas de la derecha de que los misioneros atraerían a los más pobres con la educación gratuita», dijo.

«Educar a los niños del país, es responsabilidad del gobierno y no de una comunidad minoritaria como tal. Y si la comunidad cristiana ha invertido sus escasos recursos en el bien público, esto debe ser reconocido, ya que no recibimos fondos del gobierno para la educación».

En junio, las minorías religiosas del estado indio de Gujurat solicitaron al Tribunal Superior que detuviera una nueva ley que prescribe que «todas las instituciones gestionadas por minorías que reciban ayuda financiera del Estado deben nombrar al personal, incluidos los directores, de acuerdo con las normas del gobierno», según la UCAN. Los peticionarios afirman que la ley deja los nombramientos de personal en manos de un comité gubernamental, lo que hace que las escuelas teman por su identidad cristiana.

Un tercio de las escuelas católicas gestionadas por el Consejo de Educación de Instituciones Católicas de Gujarat reciben fondos del gobierno para cubrir los salarios de los profesores.