Cientos de extremistas islamistas atacaron una escuela cristiana en Bangladés, que acoge a niños de todas las religiones, en respuesta al rumor de que los niños musulmanes eran obligados a convertirse al Cristianismo.

En la mañana del 5 de noviembre, una turba islamista atacó la escuela financiada por Corea del Sur, Steve Kim Mission School ubicada en la ciudad de Konabari. Hablando con World Watch Monitor, una autoridad, La Misión de Amor por Bangladesh, dijo que la multitud estaba compuesta por unas 200 personas.

Los estudiantes no fueron heridos físicamente, pero 12 de los 14 miembros del personal del colegio fueron golpeados. Sumitra Kunda, de 25 años, una profesora sufrió una lesión grave en la cabeza. Otro maestro, John Prokash Sarker, dijo que se las arregló para escapar de seis estudiantes de las madrasas, armados con cuchillos y machetes, después de haber sido forzado a salir de su aula.

Los madrasas de Bangladesh

Millones de estudiantes bangladesíes asisten a las madrasas. Esas escuelas se establecieron en la década de 1970, poco después de que Bangladés se independizase de Pakistán, y hay dos tipos: madrasas privadas Quomi y madrasas Alia patrocinadas por el Estado.

Según The Guardian, se mantienen a las madrasas ocultas, en secreto porque son vistos con recelo por sus vínculos con el islam militante.

El el objetivo principal de la turba furiosa era Michael Robin Mondol, el responsable tanto de la escuela como de la iglesia. Gritaban su nombre en, pero el personal del colegio logró ocultarlo.

Los funcionarios locales dijeron a World Watch Monitor que no han sido capaces de encontrar datos fehacientes que confirmaran las acusaciones de las supuestas "conversiones forzadas" de las que la escuela fue acusada y que presuntamente desencadenaron la violencia.

La autoridad de la escuela presentó una demanda contra de 25 personas en la comisaría de la policía local después del incidente.

"Hemos arrestado a 17 personas, entre ellas tres profesores de las madrasas," dijo el agente de policía Khandoker Rezaul Hasan a World Watch Monitor.

Ola de 'pánico' y destrucción

Los atacantes vandalizaron aulas, destruyeron la panadería y robaron varios artículos incluyendo ordenadores y proyectores.

También incendiaron la biblioteca, quemaron biblias, himnarios y sillas; luego procedieron a cortar las líneas de electricidad de la escuela y destruyeron un generador.

Mondol dijo a World Watch Monitor que el vandalismo se prolongó por espacio de una hora y media, y durante ese tiempo, "Una ola de pánico se extendió a través de la escuela  traumatizando a todos. Muchos estudiantes se enfermaron en los días siguientes".

"Algunos maestros madrasa  querían que dejásemos nuestro programa de educación. Pero estamos ayudando a los niños pobres. Enseñamos a los estudiantes lo que se enseña en otras escuelas en el área, salvo las madrasas. Nosotros no les enseñamos la religión cristiana en las clases ", dijo Mondol.

Detalles acerca de los rumores

Profesores de dos madrasas locales incitaron al descontento yendo puerta a puerta diciendo que la escuela estaba convirtiendo a los estudiantes musulmanes al cristianismo.

Distribuyeron folletos diciendo que aquellos que permitan que sus hijos estudien en la Escuela de Misiones, Steve Kim, no son buenos ciudadanos y serán condenados por la eternidad.

El Jefe Administrativo del distrito de Gazipur, el Comisionado Adjunto Nurul Islam dijo a World Watch Monitor que la denuncia de la conversión de los estudiantes musulmanes al Cristianismo en la escuela era falsa y sin fundamento.

"Hablé con mucha gente de la localidad y no encontré veracidad en la denuncia de que la escuela está convirtiendo a los estudiantes al Cristianismo, tal como denuncian los maestros de las madrasas," dijo Islam.

"Resulta que a algunos profesores Madrasa no les gustaba que los cristianos instalaran una escuela misionera en la localidad", dijo Islam.

Mondol dijo a World Watch Monitor que algunos de los rumores acusaban a los miembros de nuestra escuela de "poner el Corán, el libro sagrado del Islam, bajo los pies de los niños y que todos los alimentos que proporcionamos se componen de carne de cerdo."

"Muchos tutores de los estudiantes preguntaron varias veces si los estábamos convirtiendo al cristianismo", dijo, y los madrasas amenazaron con desalojar a los padres de los estudiantes musulmanes a menos que retiraran a sus hijos de la escuela.

Escuelas cristianas históricamente bienvenidas

Según Noticias de Asia, a pesar de que el 90% de los estudiantes no son cristianos, las escuelas y colegios cristianos son considerados la mejor opción en Bangladesh. La Iglesia Católica tiene cerca de 600 instituciones (desde la escuela primaria a la secundaria), 10 escuelas superiores y una universidad.

La Escuela de Misiones, Steve Kim, es nueva en la zona y situada en el distrito de Gazipur, una zona industrial en expansión de fábricas de ropa, unos 50 kilómetros al norte de la capital Dacca.

Desde su creación, el 1 de abril, de este año, se han inscrito unos 200 estudiantes musulmanes. En ella se imparte enseñanza general de primara del primer al cuarto curso.

Una de sus ambiciones ha sido proporcionar a los niños pobres de la zona, cuyos padres son en su mayoría trabajadores de las fábricas de prendas de vestir, educación gratuita, uniformes, libros escolares, lápices y comidas.

De los 154 millones de habitantes de Bangladesh, los musulmanes sunitas constituyen el 90% y los hindúes el 9% (censo de 2001). El 1% restante es principalmente cristiano y budista.