En nueve casos concluidos en septiembre en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), en Estrasburgo, Azerbaiyán admitió que violó los derechos de las personas a la libertad de religión o creencias. El régimen se comprometió a pagar una indemnización a las víctimas dentro de los tres meses siguientes a las decisiones del TEDH. El 3 de septiembre, el Tribunal emitió sus decisiones y luego cerró los nueve casos.

El gobierno admite cada vez más la violación de los derechos humanos en una serie de casos en el TEDH, lo cual le permite pagar pequeñas cantidades de indemnización y cerrar los casos. Sin embargo, las víctimas y los abogados se quejan de que el TEDH no revisa el fondo de un caso individual. También sostienen que el gobierno no hace nada para cambiar el marco legal bajo el cual ocurren tales violaciones.

En los nueve casos, tal y como en casos anteriores en los cuales el gobierno admitió sus violaciones, las víctimas expresaron preocupación tanto por el bajo nivel de compensación ofrecido por el gobierno como por lo que vieron como una falta de compromiso suficiente para que no se repitan las violaciones de la libertad de la religión o las creencias.

Asabali Mustafayev, el abogado que representó a los siete musulmanes cuyos casos se decidieron el 3 de septiembre, expresó su descontento porque, al aceptar la “declaración unilateral” del gobierno, el Tribunal no había revisado el fondo de los casos. Mustafayev dijo a Forum 18 que habían intentado “que el gobierno se comprometiera con sus obligaciones de tomar medidas generales para que tales violaciones no pudieron repetirse en el futuro. Pero aquí el gobierno simplemente ha admitido una violación pero no ha asumido ninguna obligación”.

Khalid Agaliyev, un abogado que se ha ocupado de casos de libertad de religión o creencias, dijo a Forum 18 en junio que los juicios eran importantes para las personas, pero señaló que a pesar de muchas sentencias del TEDH contra Azerbaiyán, “no vemos ningún seguimiento de estas sentencias. Estas sentencias suelen tener solo un impacto individual”, dijo Agaliyev. “Queremos que cambie la situación general de los derechos humanos bajo la influencia de estos juicios. Desafortunadamente, esto no está sucediendo”.

Azerbaiyán ha admitido ante el Tribunal su violación de la libertad de religión o de creencias de los musulmanes y los testigos de Jehová en casos anteriores: “El Gobierno de la República de Azerbaiyán por la presente desea expresar, mediante una declaración unilateral, el reconocimiento de que ha habido violaciones de los derechos de los solicitantes garantizados por la Convención Europea de Derechos Humanos”, admitió el gobierno en el caso de los castigados por reunirse para el culto. La redacción en los otros casos sólo varió en función de si había uno o más solicitantes.