Las nuevas «Medidas administrativas para las instituciones religiosas» entrarán en vigor el 1 de septiembre. La regulación, publicada por la Administración Estatal de Asuntos Religiosos de China, abarca una amplia gama de temas, desde los requisitos necesarios para establecer una institución religiosa hasta el plan de estudios y la contratación de personal.

Las normas exigen que «no menos del 30% del tiempo de clase se dedique a temas de 'Educación General' como las ideologías socialistas, los pensamientos, los valores fundamentales, la cultura tradicional china, entre otros», dijo Caleb, un colaborador local, a Puertas Abiertas. «Es un porcentaje significativo y la 'sinicización' se menciona bastantes veces», dijo.

La normativa también obliga a comprobar los antecedentes de los profesores extranjeros. «La normativa menciona que los candidatos deben ser excluidos si en el pasado se han unido a alguna organización antichina, han participado en actividades antichinas, han expresado públicamente una retórica antichina, etc. Tal énfasis es algo nuevo», dijo Caleb.

Bajo el liderazgo del presidente chino Xi Jinping, el Partido Comunista ha reforzado su control sobre el país, incluidas sus iglesias. Como el gobierno percibe que su principal amenaza proviene de Occidente, los misioneros extranjeros y las iglesias con conexiones en el extranjero son vistos con recelo.

«La represión de las iglesias, tanto oficiales como clandestinas, en los últimos años tiene como objetivo limitar el crecimiento global de la población cristiana, así como debilitar cualquier conexión con las iglesias de ultramar», dijo Caleb, colaborador de Puertas Abiertas. «Esta nueva regulación es sólo parte del complot para lograr este objetivo».


Operación ilegal

En un incidente no relacionado con la educación, las autoridades detuvieron a cuatro profesores cristianos en la provincia china de Anhui acusados de dirigir una «operación ilegal».

La policía hizo una redada en la escuela cristiana de Wuhu el 27 de mayo y arrestó a 10 profesores. Seis de ellos quedaron en libertad bajo fianza, pero Wang Minghai, Wan Hongxia, Han Yanlei y Xie Zhifeng siguen detenidos. Las autoridades dicen que la escuela es ilegal. Según una directiva de 2017, las escuelas privadas y la escuela en casa no pueden sustituir la educación obligatoria en las escuelas públicas.

«Las escuelas en China necesitan ser registradas por el gobierno para ser legales», dijo un cristiano local a Puertas Abiertas. «Si bien las escuelas privadas y confesionales, así como la escuela en casa, eran ilegales pero se toleraban en el pasado, este ya no es el caso, ya que las autoridades quieren controlar la educación para asegurarse de que los niños aprendan los valores centrales socialistas con características chinas», dijo.