La asamblea de la organización de las naciones unidas declara por primera vez en su historia el Día Internacional de Conmemoración de las Víctimas de Actos de Violencia Basados en la Religión o las Creencias. El pasado mayo, la asamblea general aprobó la proposición para designar el 22 de agosto como el Día Internacional de Conmemoración de las Víctimas de Actos de

Violencia Basados en la Religión o las Creencias

Hasta este momento, no existía un día propuesto por la ONU que estuviera enfocado exclusivamente a la violencia motivada por la religión u otro aspecto de la libertad de culto y creencias. Si bien es cierto que en algunos países se celebra el 27 de octubre como el Día Internacional de la Libertad de Religión, esta fecha no está reconocida de forma total por los países miembros y hasta la fecha no tenía equivalente en el calendario de la ONU.

El objetivo de la conmemoración de este día es abordar la problemática creciente de la violencia basada en la religión o las creencias.

La última investigación llevada a cabo por el Centro de investigación Pew (durante 2017), la cual se publicó un día antes de que el Departamento de Estado de los Estados Unidos acogiera una conferencia en la que asistieron unas 1000 personalidades de todo el mundo con el objetivo de tratar el tema de la libertad religiosa a nivel global, mostró que India, Siria, Irak, Egipto, Nigeria, República Centro Africana, Pakistán, Israel, Yemen y Bangladesh tienen una actividad hostil “muy alta”, con respecto al cristianismo en el espectro social.

El mismo informe, también expuso que la hostilidad por parte del gobierno y las autoridades hacia el cristianismo podía clasificarse como “muy alta” en China, Irán, Rusia, Turquía, Indonesia, Eritrea, Vietnam, Arabia Saudí, Myanmar, Mauritania, Sudán, Pakistán y los “-están” de Asia central. 

Una de las claves principales de este día, es que su alcance esté limitado a la violencia basada en la religión o las creencias, más que en el concepto tan amplio de lo que llamamos la “persecución religiosa”. Este es un tema que puede conllevar “ privación intencional y severa de los derechos fundamentales” (algo que es bastante probable ya que el concepto de “persecución religiosa” no se ha definido de forma concreta y algunas de sus muchas definiciones son muy amplias). Centrarse en estos actos de violencia manda un mensaje muy claro y específico: Ningún acto de violencia es aceptable, ya sea un incidente aislado o algo sistemático perpetrado a gran escala.

Ewelina Ochab, quien dirigió el proceso de reconocimiento de esta fecha declaró lo siguiente:

“Polonia y otros países han de ser elogiados por reconocer que no se puede seguir negando el problema de la violencia basada en la religión las creencias. Esto algo que les debemos a los que han sido y están siendo víctimas y supervivientes de esta clase de violencia, y también a la generación que viene después de nosotros”.

Dan Ole Shani, CEO de Open Doors (Puertas Abiertas), aplaudió la decisión de la ONU de designar el día el 22 de agosto como recordatorio de todas aquellas
personas que han sufrido violencia debido a sus creencias y comunicó lo siguiente:

“Puertas Abiertas celebra la decisión de establecer este día para conmemorar a aquellas personas cuya vida ha sido afectada trágicamente debido a la
violencia que nace del simple hecho de pertenecer a la religión ´equivocada´ o de rehusar negar su fe. Nosotros continuaremos uniendo a la iglesia global para que apoye a la iglesia perseguida. Seguiremos pidiendo a Dios que les dé fortaleza para aferrarse a Él en medio de estas circunstancias tan terribles”.

El informe llevado a cabo por el centro de investigación Pew, mostró que, de todas las religiones a nivel global, el cristianismo es la que experimenta mayor hostilidad, un aspecto en el que han hecho énfasis recientemente otros estudios independientes, cómo el llevado a cabo por la oficina del Secretario de Asuntos Exteriores de Reino Unido.

En Sri Lanka, los ataques durante las celebraciones de la pascua dejaron unas cifras de más de 250 muertos. Al menos 176 niños perdieron uno o ambos padres. Algunas familias perdieron todos sus hijos. A principios de año, terroristas suicidas asesinaron 20 personas en una iglesia en el sur de Filipinas. Mediante la detonación de explosivos, 3 iglesias fueron atacadas en Indonesia durante el 2018. En Egipto, la persecución extrema viene a través de las milicias radicales islámicas. En el año 2017 El Estado Islámico juró en Sinaí erradicar a la iglesia copta, no solo en Egipto, sino en Libia, Somalia y muchos otros países subsaharianos. La edición 2019 de la Lista Mundial de la Persecución, que clasifica los 50 países dónde es más difícil vivir como cristiano, mostró datos que indican que más de 4.100 cristianos en esos 50 países fueron asesinados por motivos relacionados con su fe. De esta cifra unas 3.700 personas fueron asesinadas solo en el Norte y el Centro de Nigeria (información obtenida del período más reciente de recopilación de datos, 1 Nov 2017- 31 Oct 2018). En los 12 meses previos, el número de cristianos asesinados en este grupo de 50 de países fue aproximadamente de 2.800.