Hemos eliminado el artículo 126 de la Ley Criminal de Sudán y hemos garantizado la libertad de religiosa y la igualdad de los ciudadanos”, comentó el ministro de Justicia Nasredeen Abdulbari en televisión el 11 de julio.

Otras leyes como la prohibición de la venta y consumo de alcohol para los no musulmanes y los azotamientos públicos con látigo han sido derogadas. Esto sumado a la criminalización de la mutilación genital femenina ya impuesta, indica un cambio positivo en materia de libertades en Sudán.

“Todos estos cambios tienen como objetivo la igualdad de todos ante la ley”, comentaba Abadulari. “Queremos asegurar a todos que la reforma legal continuará hasta que no quede ninguna ley que atente contra los derechos humanos en Sudán”.

Estos cambios son una respuesta a la oleada de protestas que sufrió el país durante meses. Unas protestas que terminaron con el gobierno de Omar al-Bashir, el pasado abril del 2019 y que dieron lugar al gobierno de transición actual.

“Puertas Abiertas está profundamente agradecida por las noticias recibidas desde Sudán. Es motivo de alegría que el país haya realizado cambios tan cruciales”, declaraba Jo Newhouse, portavoz de Puertas Abiertas en el África Subsahariana. “Esto es una respuesta a oraciones realizadas durante años, por cristianos alrededor del mundo. Reconocemos y alabamos la determinación por parte del gobierno de asegurarse el respeto por los derechos humanos para todos los ciudadanos de Sudán, independientemente de fe, sexo o etnia”, continuó diciendo.