La discriminación social no es algo nuevo para los cristianos perseguidos de India, sin embargo, cuando se produce durante el estado de confinamiento a causa del coronavirus, la situación se vuelve mucho más compleja.

Muchos cristianos no tienen posibilidad de conseguir lo que necesitan para el día a día ya que por ejemplo no se les permite comprar comida en sus aldeas o sacar agua de los pozos. Esto sumado a la imposibilidad de trabajar debido al confinamiento convierte la realidad de estos cristianos en una lucha diaria por sobrevivir.

Samuel*, un pastor de India y colaborador local de Puertas Abiertas en la zona nos cuenta como el gobierno del país está ayudando a la población durante estos tiempos de dificultad:

“El gobierno y algunas oenegés oficiales están ayudando de diferentes formas. Algunas personas reciben ayudas económicas. Otras son contratadas de forma que pueden trabajar y obtener un sustento económico. Sin embargo, estas ayudas solo las reciben aquellas personas que están dadas de alta en el registro. Estimamos que debe haber unos 300 millones de personas que no están registradas. Estas personas solo reciben este apoyo si el gobierno se desplaza a su área y distribuye los paquetes de primera necesidad in situ”.

Muchos cristianos que viven en aldeas dónde la influencia hinduista predomina, tienen dificultades en recibir esta ayuda específica por parte del gobierno, ya que esta es repartida por comités locales que tienen el poder para decidir quién recibe estos recursos y quién no. Muchos cristianos son discriminados y dejados atrás por su fe a pesar de cumplir con los requisitos necesarios para recibir el alimento y los materiales de primera necesidad. Además, la policía no solo no interviene y ayuda a estas personas, sino que además interroga a cualquier cristiano que vaya a denunciar esta injusticia.

Finalmente, estos cristianos discriminados deben elegir entre su fe o la ayuda que les brinda el gobierno.

Heena*, otra colaboradora de Puertas Abiertas en el país nos cuenta algunos testimonios específicos de cristianos que han sufrido esta discriminación:

  • A una familia de cristianos se les denegó la ayuda con la excusa de que “los cristianos ya reciben ayuda de fuera”. Sin embargo, esta familia eran trabajadores del campo y habían perdido todos sus ingresos.
  • Otra familia de cristianos que vive en una zona a donde ha llegado la ayuda del gobierno, sufrió discriminación a la hora de recibir el alimento. Estos cristianos fueron básicamente ignorados. Gracias a Dios pudieron recibir ayuda por parte de uno de nuestros colaboradores locales en el país.
  • A un cristiano discapacitado y su familia de otros 6 miembros también se le denegó la ayuda. Él ni si quiera puede andar, pero le niegan cualquier tipo de apoyo desde que comenzaron a seguir a Jesús.
  • A otra familia de 5 que había estado sufriendo persecución antes del Covid-19, ahora se le niega la ayuda a pesar de que su aldea está recibiendo alimentos y material de primera necesidad por parte del gobierno.
  • A una viuda y 9 miembros de su familia también se les imposibilitó recibir provisiones. Afortunadamente uno de nuestros colaboradores locales pudo entrar en contacto con ellos y proporcionales apoyos materiales.

Esto no son casos aislados, sino ejemplos de la discriminación sistemática que sufren los cristianos del país. Además, todo esto debe sumarse a la persecución habitual y violenta que ya de por sí sufren los cristianos de India en el país.