La noche del 11 de noviembre de 2018, los asistentes se encontraban en casa de una de las cristianas de la comunidad, celebrando el cumpleaños de su marido. Como de costumbre, se dispusieron a orar justo antes de comenzar con la comida, momento en el que la policía irrumpió en el lugar alegando que había recibido una llamada diciendo que una “secta” se estaba reuniendo ahí. Los agentes obligaron a los presentes (incluidos a aquellos con hijos o que sufrían alguna discapacidad) a subirse a vehículos para llevarlos a la comisaría de policía.

Los agentes interrogaron a los cristianos durante tres horas, presionándolos para que admitieran que pertenecían a una comunidad organizada, según documentos judiciales posteriores revisados. Además de las interrogaciones que se llevaron a cabo, se les incautó material cómo libros cristianos, cuadernos y varias cajas con inscripciones como “Necesidades de oración” o “Donaciones”.

Ese mismo día los oficiales multaron sumariamente a uno de los presentes, Bakyt Sattarova. Los agentes dijeron que había violado el Artículo 489, Parte 10, del Código Administrativo. Esto castiga "la participación en una comunidad religiosa u organización social no registrada, detenida o prohibida" con una multa de 50 IMF (aproximadamente un mes de un salario promedio). La anfitriona de la comida, Svetlana Demina, también fue multada por una falta similar, esta vez la violación del Artículo 489, Parte 9, del Código Administrativo. Esto castiga "el liderazgo de una comunidad religiosa u organización social no registrada, detenida o prohibida" con una multa de 100 IMF (aproximadamente dos meses de un salario promedio).

Ambas mujeres apelaron las multas y tras numerosas batallas legales Svetlana pudo ser declarada inocente. Sin embargo, la apelación de Bakyt fue desestimada, y tuvo que pagar la multa.


Nuevas acusaciones

Después de que el caso de Svetlana fuera desestimado fue traspasado al Departamento Regional de Asuntos Religiosos. El 1 de marzo una de las especialistas principales del departamento, registró una nueva solicitud de delito contra Svetlana. Esta vez en virtud del artículo 490, parte 3, del Código Administrativo (que ofrece literatura religiosa). El 28 de marzo, el caso fue entregado a los tribunales. Svetlana trató de impugnar la legalidad del registro del delito, pero el Tribunal Administrativo Especializado de Karaganda rechazó esta apelación el 28 de marzo.

Uno de los oficiales de policía dijo que el 11 de julio había preparado registros de un delito contra unas 20 personas en relación con la reunión de noviembre de 2018 en la casa de Svetlana. Sin embargo, se negó absolutamente a decir por qué habían sido multados y por qué la policía estaba involucrada en una reunión en una casa. Cuando se le preguntó por qué había presentado el caso contra Svetlana, Shaldibayeva, del Departamento Regional de Asuntos Religiosos, dijo ella estaba "no autorizada a hablar" y colgó el teléfono.