Una opinión religiosa en Facebook le costó la libertad a un cristiano en Egipto. En agosto, este hombre, que por motivos de seguridad prefiere no identificarse, fue arrestado acusado de insultar al Islam en la red social. A pesar de la falta de pruebas, este seguidor de Jesús permanece en prisión a la espera de la decisión judicial.

Según la esposa del farmacéutico, él no sabe cómo usar Facebook y no está familiarizado con la tecnología. La farmacia del cristiano fue invadida por la policía, para su sorpresa fue arrestado junto a su hija por un delito que no cometieron. Al día siguiente, la hija fue liberada y testificó que una multitud enfurecida también rodeó el establecimiento en el momento del arresto.

Mi esposo es un hombre muy pacífico. Tiene la farmacia desde hace más de 30 años y atiende a cristianos y musulmanes. Y nunca tuvo problemas con nadie”, explica su esposa. Ella cree que otras personas publicaron los mensajes ofensivos en nombre de su esposo y sospecha que eran extremistas islámicos que abrieron dos farmacias cerca a la del cristiano. "Quizás alguien quiera dañar el negocio de mi esposo para evitar la competencia", revela.

Para el abogado del cristiano, la situación estaba planeada, ya que, al momento de la detención, el policía tomó el celular del farmacéutico, imprimió la publicación y la colocó en un sobre. El oficial dijo más tarde que encontró la evidencia en un cajón de la farmacia. Además, se retiraron del lugar las imágenes del sistema de vigilancia, que podrían servir como prueba.

El cristiano, que tiene problemas cardíacos, lleva un mes en prisión a la espera del juicio. Su perfil de Facebook ha sido desactivado y la farmacia permanece cerrada.