Los medios locales de Bangladés han informado que una mujer católica, Rukhia Raut (23), fue agredida sexualmente por un grupo de hombres musulmanes que, tras dicha agresión, la mataron. Rukhia provenía de una familia tribal pobre que residía en el norte del país. Estaba en el último año de sus estudios universitarios, que estaba realizando en la Universidad Carmichael de Rangpur.

Rukhia se fue con su grupo de amigos a principios del mes pasado, diciendo a su familia que regresaría al día siguiente. Sin embargo, Rukhia nunca regresó. Pocos días después su cadáver fue encontrado en una calle cercana. Sus manos y pies habían sido atados con su bufanda, y su cara se encontraba brutalmente dañada. También le habían roto algunos dientes. La policía piensa que los criminales dañaron su cara intencionalmente para que nadie pudiera identificarle.

Parece ser, según las investigaciones policiales, que un vecino musulmán, Anishul Hague, le había propuesto matrimonio. Tras la negativa de Rukhia a casarse con él, este a menudo la acosaba. En su diario, ella había escrito que temía que este vecino le hiciese daño. Ahora parece ser que fue él el autor intelectual del ataque y su principal perpetrador.

Anishul Haghue, junto con Raj Mia y Ashiq Zaman, han sido arrestados por la policía en sus respectivas residencias. Confesaron su participación en el crimen durante los primeros interrogatorios.

Los padres de Rukhia tienen miedo. Además de la evidente desolación por el suceso, están temiendo que no podrán presentar la denuncia por no tener suficiente dinero para afrontar los gastos que conlleva. Por supuesto, también temen a la posibles reprimendas y persecución que se pueda desencadenar contra ellos, al ser una familia cristiana contra una mayoría musulmana.