Htun Htun* era un seguidor de la fe budista que vivía en una aldea de trasfondo budista en Myanmar. Cuando Htun Htun aceptó a Jesucristo, sus familiares y la comunidad lo condenaron al ostracismo. Actualmente, está experimentando una gran presión de su comunidad, y también fue acusado de traicionar su religión y etnia.

Debido a la presión y las amenazas, Htun Htun y su familia tuvieron que mudarse a un nuevo lugar, pero en dicho lugar tampoco fue bienvenido. De hecho, debido a su fe, fue condenado al ostracismo nuevamente. El jefe de la aldea y los funcionarios decidieron que no querían que Htun Htun viviera allí. Entonces, decidieron tomar el asunto en sus propias manos y advertir severamente a Htun Htun. Lo llevaron a la selva, lo esposaron y lo dejaron en el bosque una noche entera. El jefe de la aldea y los funcionarios le dijeron a Htun Htun que se fuera de la aldea si quería seguir siendo cristiano. Fue una serie advertencia y amenaza para incitar al miedo. Fue liberado a la mañana siguiente con una estricta advertencia.

El pastor T, quien participó la capacitación postraumática organizada por los colaboradores locales de Puertas Abiertas, contactó con Htun Htun. Este pastor ayudó y alentó a Htun Htun a enfrentar la persecución y en este momento está pastoreando a Htun Htun y su familia. Htun Htun también recibió ayuda alimentaria urgente de los colaboradores de Puertas Abiertas durante la pandemia.