Los atacantes pertenecientes, pertenecientes a Bajrang Dal, el ala juvenil militante del grupo nacionalista hundú Rashtriya Swayamsevak Sang, el cual tiene estrechos vínculos con el gobernante Partido Bharatiya Janata (BJP), obligaron a los cristianos a cantar consignas religiosas hindúes e insultar a Jesús, dijo el pastor. “Ellos dijeron que, si no decíamos eso, nos matarían, y empezaron a golpearnos. Y luego llamaron a la policía”, dijo. Al menos una mujer y una adolescente resultaron heridas en el ataque.

El arresto hizo que un obispo católico dijera que temía por la democracia de India. “La Constitución de la India consagra la libertad de practicar, profesar y propagar la propia fe, y este arresto es un mal uso y abuso de la ley”, dijo el Obispo Gerald J. Mathias de Lucknow al portal de noticias católico CRUX.

Cualquier convención puede ser interrumpida por grupos de vigilantes. Incluso las personas que asisten a una reunión de oración pueden ser acusadas falsamente de que se están llevando a cabo actividades de conversión. En nuestro país, no se sigue la libertad democrática garantizada en la constitución”, dijo.

En las últimas semanas, Uttar Pradesh y Madhya Pradesh, ambos gobernados por el BJP, aprobaron una legislación para prohibir lo que los grupos nacionalistas hindúes han llamado “Love Jihad”. Estos grupos expresan su acusación de que los hombres musulmanes atraen a las niñas hindúes al matrimonio y las convierten por la fuerza. La nueva legislación hace que los matrimonios interreligiosos sean más difíciles, así como también criminaliza las “conversiones ilegales”.

Nueve de los 29 estados de la India, incluidos Madhya Pradesh y Uttar Pradesh, tienen o están en proceso de aprobar una ley contra la conversión que prohíbe las conversiones religiosas forzosas. Aunque la ley en Uttar Pradesh se aprobó a finales del año pasado, Madhya Pradesh propuso una enmienda para hacer que su propia ley existente sea más estricta.

Las leyes, aparentemente destinadas a salvaguardar a las minorías religiosas, con frecuencia son utilizadas como pretexto para acusar a minorías como los cristianos y los musulmanes.