Este fue uno de los ataques más letales de los últimos tiempos y, hasta ahora, nadie ha reclamado su autoría. Pero los atacantes llegaron en un centenar de motocicletas y, divididos en dos grupos, atacaron las dos aldeas antes mencionadas, las cuales están a 7 kilómetros de distancia. Los dos pueblos están ubicados a unos 120 kilómetros al norte de la capital, Niamey. Esta región, conocida como las “tres fronteras” ha sido el blanco de ataques asesinos durante años por parte de grupos yihadista.

El doble atentado se cometió a plena luz del día, sobre el mediodía, coincidiendo con la proclamación de los resultados de la primera vuelta de las elecciones presidenciales del 27 de diciembre, en la que el candidato del partido gobernante, Mohamed Bazoum (con el 39,33% de los votos) estaba a la cabeza. Durante la campaña electoral, el exministro del Interior prometió intensificar la lucha contra los grupos yihadistas.

Esta zona ha sufrido repetidos ataques de grupos asociados con al-Qaeda y el Estado Islámico. La violencia es parte de una crisis de seguridad más amplia en la región del Sahel, en África occidental.

Hasta los momentos, no sabemos si los cristianos o las iglesias se han visto afectados, ni cómo. Tan pronto como sepamos más, informaremos al respecto. Mientras tanto, únase a nosotros para orar por la paz en Níger y por nuestros hermanos y hermanos en esta parte del país.