Puertas Abiertas ha estado trabajando con el equipo local del norte de Egipto, ayudando a los cristianos afectados en los ataques sin precedente que tuvieron lugar en agosto.

Durante estos ataques siete cristianos perdieron sus vidas, cientos de ellos fueron heridos, y al menos 73 iglesias, 22 edificios y 212 casas cristianas fueron saqueados, dañados o quemados.

Puertas Abiertas ha podido realizar una lista de las familias e individuos afectados por los ataques, gracias a la información conseguida por medio de las iglesias y otras organizaciones que también ayudan en esta labor. A pesar del peligro al que se enfrentan los equipos de trabajo, en tan solo un mes después del ataque, la mayoría de los afectados fueron atendidos con ayuda material y apoyo emocional.

El equipo provee ayuda de muchas formas:

- Refugio para 30 familias cristianas que fueron obligadas a marcharse de ciudad.

- Apoyo económico para 100 familias que han perdido su casa o su negocio, para ayudarles a empezar de nuevo.

- Bolsas de comida para 200 familias.

- Material escolar nuevo para 120 niños.

- Alojamiento temporal para los pastores y sus familias cuyas casas fueron destruidas.

- Reponiendo las propiedades robadas como ganado, material robado de las tiendas o mobiliario.

Esta ayuda práctica ha sido recibida con lágrimas de gratitud de muchas de estas familias, además les ha fortalecido su deseo de permanecer en sus ciudades y compartir el amor de Cristo con sus vecinos.

Un sacerdote compartió estas palabras: "Por favor, decidle a los cristianos de todo el mundo, lo agradecidos que les estamos por estar a nuestra vera en momentos tan difíciles como los que estamos viviendo en Egipto. Estamos tan agradecidos no solo por este apoyo práctico y económico que estamos recibiendo en estos momentos de crisis, sino también porque sentimos su apoyo emocional y sus oraciones".

Ora por:

• Sabiduría para los colaboradores de Puertas Abiertas que trabajan atendiendo a las víctimas.

• Que el pueblo de Dios en Egipto continúe brillando su Luz en sus comunidades, a pesar de los desafíos que van surgiendo.