Ahok, cristiano y ex gobernador de Yakarta en Indonesia, ha sido puesto en libertad hoy, 24 de enero. Su hijo mayor publicó una foto suya con su padre en Instagram con el mensaje: "¡Ha vuelto! ¡Mi padre está libre! Gracias a todos por el apoyo".

En una carta a sus partidarios esta semana, Ahok dijo: "Gracias por vuestras oraciones y apoyo... Me siento tan amado y vuestro amor por mí es mejor que el oro, la plata y otras riquezas".

Ahok pidió a la gente que no saliera a las calles para darle la bienvenida en aras del orden público, o que acampara frente a la prisión y dijo: "Estoy muy agradecido a Dios, el Creador del cielo y de la tierra, por permitirme pasar tiempo en prisión. Estoy agradecido de no haber sido elegido en las elecciones a Gobernador de Yakarta de 2017. Si hubiera sido elegido, me habría convertido en un hombre que controlaba la ciudad. Aquí, por el contrario,  aprendo a controlarme".

También instó a sus partidarios a no abandonar la política: "Las elecciones presidenciales y legislativas se celebrarán el 17 de abril de 2019. Insto encarecidamente a todos mis seguidores a que no se abstengan de votar. Tenemos que defender los cuatro pilares de la democracia, Pancasila (la ideología de Indonesia), la Constitución, Bhinneka Tunggal Ika (el lema de Indonesia) y NKRI (la forma estatal de Indonesia) votando por los partidos políticos que defienden estos pilares en Indonesia".

Acusaciones de blasfemia

Ahok - cuyo nombre completo es Basuki Tjahaya Purnama - fue condenado a dos años de prisión tras haber sido acusado de blasfemia en mayo de 2017, en un ataque por motivos políticos durante su campaña de reelección.

Fue el primer gobernador cristiano y de minorías étnicas de la capital desde la década de los sesenta. Se le acusó de "profanar" el Corán cuando dijo en un discurso que los grupos islámicos estaban utilizando mal un versículo del Corán para desalentar su apoyo. Algunos interpretan que el versículo prohíbe a los musulmanes vivir bajo el liderazgo de un no musulmán.

Alrededor de 100.000 musulmanes radicales salieron a las calles y exigieron que fuera procesado. Un manifestante murió, policías resultaron heridos y dos motocicletas fueron quemadas.

"Un líder de un grupo radical fue sorprendido diciendo lo mismo que Ahok sobre el Corán. Como era de esperar, no fue considerado una blasfemia", dijo un investigador de campo de Puertas Abiertas.

A pesar de tener una fuerte base de apoyo, Ahok perdió las elecciones. Los fiscales de Ahok entonces rebajaron las acusaciones de blasfemia a `expresar sentimientos hostiles u odio hacia un grupo en particular' [sus oponentes políticos]. A pesar de ello, se le impuso una dura condena de dos años. La sentencia fue ampliamente condenada en todo el mundo, ya que políticos, académicos y grupos de defensa de los derechos de los ciudadanos expresaron su preocupación por las pocas garantías que tiene el pluralismo religioso en Indonesia.

Ahok no fue elegido gobernador de Yakarta, pero ascendió al cargo cuando el ex gobernador, Joko Widodo, fue elegido presidente en 2014. Durante sus dos períodos de gobierno, Yakarta fue reformada y convertida en una ciudad mucho mejor. Las inundaciones y el tráfico pesado, por los que era famosa, se han reducido de manera efectiva, y el transporte de la ciudad ha mejorado. En esta campaña para gobernador, Ahok se comprometió a seguir mejorando Yakarta con "acceso gratuito a la salud, la educación, una mejor vivienda y transporte". La batalla de Ahok contra el corrupto núcleo burocrático de Yakarta ha atraído a muchos partidarios que anhelan funcionarios honrados. Ahok fue galardonado con el premio al Mejor Gobernador de Asia en 2015 por la revista Globe Asia Magazine. 

Persecución en Indonesia y Asia

En 2017, cuando Ahok fue encarcelado, Indonesia ocupaba el puesto 46 en la Lista Mundial de la Persecución de Puertas Abiertas. Ahora está en el número 30. Aunque la Constitución de Indonesia promueve la libertad religiosa, los grupos extremistas islámicos son cada vez más influyentes a la hora de presionar a favor de una nación islámica. Algunas regiones de Indonesia ya operan bajo la ley islámica (Sharia), lo que supone una amenaza para los cristianos y otras minorías religiosas. 

Los creyentes de origen musulmán a menudo se enfrentan a la persecución de sus familias y comunidades y se les presiona para que renuncien a su fe. Las iglesias son difíciles de construir; incluso si las congregaciones logran cumplir con todos los requisitos legales, las autoridades locales pueden negarles el permiso. Los hijos de los cristianos a menudo se enfrentan a abusos verbales; se les llama infieles y a veces se les obliga a sentarse en la parte de atrás de la clase. Mientras que los creyentes en Indonesia no suelen enfrentarse a la persecución violenta, en 2018, 18 cristianos murieron y muchos más resultaron heridos en un atentado suicida coordinado contra tres iglesias de la ciudad de Surabaya.

Asia es el nuevo foco de persecución para los cristianos según la Lista Mundial de la Persecución 2019. Las cifras muestran que la persecución en Asia ha aumentado drásticamente en los últimos cinco años y que uno de cada tres cristianos asiáticos sufre ahora altos niveles de persecución. En el sudeste asiático ha habido un preocupante aumento del extremismo islámico: los terroristas suicidas de Indonesia atacaron tres iglesias en un día.  Pequeños grupos afiliados al Estado Islámico en lugares como Mindanao en las Filipinas y Aceh en Indonesia están ganando terreno y ampliando su territorio.

Ayuda a tu familia perseguida en Indonesia

Puertas Abiertas apoya a los creyentes perseguidos en Indonesia proporcionando capacitación, Biblias y literatura cristiana, proyectos de desarrollo socioeconómico, ayuda humanitaria y apoyo en la defensa de sus intereses. Tu aportación puede ayudar a proporcionar todos estos recursos.