Hace apenas tres semanas pedimos oración por cuatro cristianos, tres de ellos de la misma familia, que debían comparecer ante el tribunal este 25 de diciembre en la provincia de Bouira, en la región de Kabylie. Nos alegra anunciar con gozo que el día 25 estos hermanos recibieron un regalo de Navidad por parte de Dios. ¡Todos los cargos contra los acusados fueron desestimados por la audiencia!

Estos cristianos habían sido acusados de "incitar a un musulmán a cambiar de religión", un delito tipificado en la Ordenanza 3-6 de 2006, punible con una pena de prisión de dos a cinco años y una multa de 500.000 a 1 millón de dinares argelinos (de 3.700€ a 7.400€, aproximadamente).

Los cargos se formularon a raíz de las acusaciones hechas en julio de 2018 por una mujer (de 40 años de edad) cuyo marido, el principal acusado, se había convertido al cristianismo. Ella y miembros de su familia acusaron a su esposo cristiano y a una familia cristiana que había intentado mitigar el conflicto entre la pareja, acusados también de querer convertirla al cristianismo.

La fiscalía tiene derecho a apelar el caso en un plazo de diez días.