Sujit Das es un pastor del norte de la India de 34 años de edad. Tras tres años de formación bíblica, comenzó a trabajar primero como evangelista y luego como pastor local. "Cuando acepté a Jesús, los aldeanos locales forzaron a mi familia a echarme de casa. Me fui a otra aldea y he estado trabajando allí por 15 años", comparte Sujit. “He visto ocurrir milagros en el nombre de Jesús y he sido testigo de la transformación de Dios en la vida de muchas personas a través de mi trabajo. He podido dirigir a sesenta personas a Jesús dentro y fuera de la aldea en la que vivo".

Durante los últimos quince años, Sujit ha enfrentado mucha oposición, pero nunca ha sufrido tanta persecución como la que le sobrevino hace escasos meses". Todo empezó cuando Sujit trató de construir una iglesia en la aldea. "Nos sentíamos tan felices y emocionados de  poder tener un lugar apartado para adorar, pero ellos nunca lo permitieron", recuerda ahora Sujit. Los vecinos, estimulados por los extremistas hindúes, se opusieron a la construcción y destruyeron las obras hasta en tres ocasiones.

"Una de las personas más importantes de la aldea (un oficial retirado del ejército) planteó una denuncia falsa a los líderes RSS (parte activa extremista nacionalista hindú) diciendo que estábamos seduciendo a las personas hacia el cristianismo utilizando dinero. Por ello, grupos de la RSS de otras aldeas hicieron varias visitas a nuestra aldea reuniéndose con los aldeanos e incitando a los hindúes a actuar contra nosotros".

El pastor Sujit en la actualidad, alejado de su aldea

Sujit trató de defender sus derechos, pero como él mismo dice: “la administración y las autoridades policiales no son muy útiles para los cristianos" en la India. En los primeros dos ataques a la construcción de la iglesia, la policía le aseguró que tomaría represalias contra los responsables, pero nunca ocurrió nada. Al tercer intento de construcción, cuando la obra ya se ocupaba del techo del vestíbulo de la iglesia, una noche, el grupo de extremistas la atacó nuevamente. Un miembro de la iglesia informó del vandalismo sobre la edificación. Harto de los ataques y de las promesas vacías de la policía, Sujit corrió hacia la iglesia para enfrentarse a ellos. Lo que cuenta a continuación es un reflejo de la brutalidad con la que actúan los extremistas hindúes contra los cristianos: “Dos de ellos me agarraron uno por cada lado, y el tercero golpeó mi cabeza con un cuchillo… También me dieron patadas y golpes continuos, amenazándome de muerte si continuaba predicando el cristianismo en la aldea. Sufrí heridas severas en la cabeza y en la médula espinal; estaba sangrando y los miembros de la iglesia me llevaron al hospital." 

Pero Sujit fue valiente. Tras el incidente, puso una denuncia ante el jefe de la aldea. Sin embargo, siguió recibiendo amenazas. Algunas familias de su iglesia, temerosas, dejaron de asistir. Y finalmente, el pastor y su familia decidieron irse también de la aldea. El pastor lo recuerda con mucha tristeza: "Mi esposa y yo tuvimos que dejar el lugar en el que habíamos servido durante quince años. Fue desgarrador."


Tu apoyo a Puertas Abiertas ha alentado al pastor Sujit

Pero todo tiene su por qué en los planes misteriosos de Dios. Durante este tiempo en que se encuentra alejado de su aldea, el pastor ha podido participar de los cursos de Puertas Abiertas para preparar a pastores y líderes para ser la luz de Cristo a pesar de la persecución. El seminario ha sido clave para ayudar al pastor Sujit a enfrentar su situación actual: "En mi angustia, fui consolado cuando Dios me habló a través de las enseñanzas del seminario donde se me recordó cómo María y José tuvieron que huir a Egipto cuando Herodes buscaba matar a Jesús". Esto lo comparte con una sonrisa, y continúa: "El sentimiento de soledad que había en mi corazón desapareció cuando escuché acerca de tantas personas que han sufrido con gozo por Jesús. Además, pude compartir estas enseñanzas con los miembros de mi iglesia durante las visitas secretas que he hecho a mi amada aldea".

Efectivamente, el pastor Sujit no se ha olvidado de su aldea ni de su misión. El pastor Sujit no se rinde. El sueño de edificar una iglesia que sea como una ciudad sobre una colina o como una luz puesta en alto, no ha desaparecido de su corazón: “Aún hago visitas secretas para motivar a los miembros de la iglesia de la aldea. La aldea necesita la iglesia, necesitan un lugar donde adorar. Y las casas son muy pequeñas para poder acomodar a todos los cristianos de las aldeas cercanas.

Comparte el sueño del pastor Sujit con tu oración y apoyo a la iglesia en la India

Tu también puedes ser parte de lo que el pastor Sujit y otros líderes como él están llevando a cabo en la India para proclamar las Buenas Nuevas a pesar de la persecución. Con tu oración y apoyo a la campaña Impactemos India nos ayudas a dar oportunidades como estas:

  • 8€ permiten a un cristiano en la India atender un curso de un día para que conozca sus derechos según la legislación de su país.
  • 26€ ayudan a financiar el proceso de formación de pastores y líderes para enfrentarse a la persecución con una perspectiva bíblica.
  • 64€ permiten financiar el proceso de formación a líderes y pastores en un seminario de liderazgo cristiano en la India.
  • 70€ permiten financiar el proceso de formación a líderes que puedan formar a más creyentes sobre cómo enfrentarse a la persecución con una perspectiva bíblica.

Si deseas hacer un donativo ahora para ayudarnos a fortalecer a la iglesia en la India, hazlo aquí indicando “India (nombre/apellidos)” en el concepto.

Y, por supuesto, nuestros hermanos necesitan nuestra oración. Por favor, toma un momento para orar por el pastor Sujit Das, por lo que él nos pide oración con sus propias palabras...