¿Quién no ha soñado con ir a Egipto? El esplendor de las pirámides, la estatua dorada de Tutankamón y los paseos por el desierto en camello… Por un lado, Egipto es un destino vacacional muy elegido en el que muchos musulmanes y cristianos viven en paz; pero por otro está la parte que nunca se ve: muchos cristianos viven amenazados por extremistas musulmanes. A continuación, detallamos cinco cosas que debes saber sobre el país de las pirámides.

  • A los niños cristianos se los discrimina en la escuela

En Egipto el documento de identidad menciona la religión, y aún si así no fuera, a los cristianos el nombre los delata, y especialmente a las mujeres también su apariencia. En algunas escuelas los cristianos deben sentarse al fondo de la numerosísima clase, con las dificultades que ello acarrea para seguir el hilo de la clase.

Mirna nos cuenta cómo su profesora la regañaba cuando iba a la escuela: “Le molestaba muchísimo que no tuviera el pelo cubierto, ni las mangas de mi camisa bajadas hasta las muñecas. Y me tachaba de desagradable ante toda la clase”.

  • La ira de los islamistas hace que se cierren iglesias

No todos los musulmanes aceptan que existan iglesias en sus pueblos; creen que son algo ajeno al país. Varias de ellas han intentado conseguir una legislación oficial para mantenerse activas, y han recibido reiterados ataques por parte de los paisanos enfurecidos; y algunos hogares cristianos se han convertido en su blanco. Las autoridades, en vez de protegerlas, han decidido cerrarlas hasta que el apoyo legal llegue, lo cual suele tardar un año como mínimo y a veces toda la vida. Como consecuencia, cientos de cristianos se han quedado sin un templo. “El deseo de los musulmanes locales es más fuerte que lo que la ley nacional dice”, comenta el pastor de una de las iglesias amenazadas.

  • Muchos cristianos mueren cada año a causa de su fe

Una bomba suicida en una iglesia; un ataque terrorista a un microbús que iba a un monasterio; extremistas enmascarados que disparan a cristianos en las calles: todo esto sucedió en Egipto. Un informe publicado en 2018 (abarcando el periodo desde el 1 de noviembre del 2016 al 31 de octubre del 2017) menciona que la Lista Mundial de la Persecución dio como dato 128 víctimas a causa de persecución.

Osama (36), que vive en una zona habitada por muchos extremistas musulmanes, presenció el asesinato de su hermano Bassem (28) en la calle, mientras volvía del trabajo a su casa: “El enmascarado le preguntó si era cristiano. Respondió: “Sí, y a mucha honra”. Y fue disparado en la cabeza.

  • Musulmanes extremistas han logrado desplazar a cientos de familias cristianas

La península del Sinaí, especialmente El-Arish, ciudad ubicada al noreste, es una zona en donde ha habido varios ataques extremistas. Amenazan de muerte a los cristianos con folletos y llamadas telefónicas para que se vayan o se conviertan al islam. Comenzaron a principios del 2017, con el asesinato de seis cristianos en tres semanas.

Hale y su familia es una de esas 350 familias que han tenido que fugarse y abandonar sus hogares: “El edificio en el que vivíamos junto con otras familias cristianas se vaciaba cada vez más. Mis hijos estaban muy asustados y decidimos fugarnos.

Eso me enojó y me frustró mucho: no sabíamos cómo obtener dinero, tuvimos que vivir en una habitación de hostal durante 3 meses. Afortunadamente, ya tenemos un hogar mejor”.

  • Los musulmanes están conociendo a Cristo

Pero a pesar de todo y precisamente debido a ello, algunos musulmanes en Egipto están llegando a Cristo. Y de manera extremadamente secreta están siendo discipulados por cristianos. No hacen pública su fe (porque podría costarles la vida) pero están viviendo la palabra de Dios con sus familias y amigos. No hay obstáculos para el amor de Dios.