El 26 de octubre dos iglesias, un instituto y las oficinas de un partido político sufrieron daños en la Regencia de Magelang, en la provincia de Java Central, tras la quema de una bandera el pasado 22 de octubre en la provincia vecina de Java Occidental. La policía ha arrestado al responsable, que ha sido identificado con las iniciales NA (de 44 años). Esta persona no guarda relación con ninguna organización islámica o grupo radical.

Los disturbios comenzaron cuando diversos miembros del Banser NU, una organización musulmana moderada, fueron vistos quemando la bandera que presuntamente pertenecía al Hizbut Tahrir Indonesia (HTI). Este último, famoso por sus ambiciones de establecer un califato islámico en el país, fueron vetados por el gobierno en julio de 2017 por violar la Pancasila, los principios fundamentales del país que admiten, entre otras cosas, la diversidad religiosa. Numerosos musulmanes que habían visto el vídeo viral se negaron a atribuir la bandera al HTI y, en su lugar, lo vieron como un símbolo islámico sagrado llamado Tauhid. A este acontecimiento le siguieron concentraciones y manifestaciones masivas en diferentes lugares.

NA estaría molesto por la misma razón y decidió arrojar piedras contra dos iglesias católicas, Tyas Dalem y Santo Antonius, contra el instituto Pangudi Luhur y contra la delegación del PDIP (un partido político que apoya al actual presidente indonesio). “Las iglesias fueron su objetivo porque se sabe que el Banser NU protege a las iglesias y a otros grupos minoritarios durante las festividades religiosas de los ataques (principalmente de aquellos perpetrados por grupos radicales islámicos)”, explicaba el jefe de policía de Magelang. Pese a que el jefe de policía de la provincia de Java Occidental ha declarado que la bandera en cuestión pertenece al HTI, la organización ha negado que sea cierto. Ahora que el gobierno insta a que se zanje cuando antes el asunto.