¿Te acuerdas de Nawal*? Hace casi un año te contamos la historia de esta nueva creyente de Arabia Saudí (puedes leerla aquí). Muchos cristianos de todo el mundo fueron tocados por su testimonio y han estado orando por ella desde entonces. Completamente aislada del cuerpo de Cristo, y casada con un musulmán que no sabe nada de su conversión, Nawal está sola y su fe en peligro. Hace poco hemos sabido de ella a través de contactos comunes.

Primero lo bueno. La familia de Nawal está creciendo. A principios de año Nawal tuvo a su segundo hijo, un niño. Hubo alguna complicación y el bebé necesitó cuidados especiales. Y Nawal recurrió a otros creyentes y les pidió que oren por su familia. Y ahora, tras unos meses, el niño ha mejorado, aunque todavía no del todo. Pero ya está en casa y sin necesitar medicación.

La mayoría del tiempo Nawal está ocupada con sus hijos. Su mundo se ha vuelto muy pequeño, pasa todo el tiempo en casa. En su entorno todavía creen que es musulmana. No comparte su fe personal por temor. Y, por la falta de acceso a enseñanza bíblica y discipulado, su fe es más vulnerable que nunca.

Pero el hecho de que Nawal siga pidiendo oración por ella y su familia es una señal clara de que aún sigue dependiendo de Dios. Apoyémosla del único modo posible por ahora, y oremos por ella.